«

»

Acompañamiento II

Aquí seguimos describiendo más factores que se han de tener en cuenta en el acompañamiento, de aplicación para las sesiones de coaching, iniciado en una exposición anterior.

Factores del Acompañamiento para el coachingAunque el carácter propio del acompañamiento sea él de caminar junto a…”, naturaleza y objetivos que se han de proponer en el acompañamiento, también se han de definir los aspectos, contenidos y modalidad de la intervención personal.

Teniendo en cuenta el objetivo de la intervención, las diferentes situaciones y necesidades van a exigir que se recurra a diversas formas y tipos de acompañamiento, como pueden ser: formales, informales, de intervención espontáneamente, etc.

La figura del acompañante es parecida a la del educador y al de los monitores de ocio y tiempo libre, ocupando un espacio similar, de estar con los acompañados, aunque la metodología es muy diferente.

Ante una intervención, ya sea buscada por el acompañado, o bien buscada por el acompañante debe procurarse:

  • Espera, ante todo, que el otro comprenda el sentimiento en que vive (confusión, miedo, desanimo, etc.)
  • Que el acompañante participe, se haga eco de los sentimientos personales del acompañado.
  • Que analice con el acompañado los problemas y que los desgrane con él, buscando sentido y soluciones alternativas.
  • Que se tenga una visión clara de la situación, aunque ha de ser el acompañado, el protagonista de hallar los caminos adecuados, que ha de seguir para superar la situación.

Acompañarse es vencer la soledad del uno y del otro, sentir y saber que no se está solo, sino que hay alguien siempre junto al otro.

El acompañamiento ha de ser una intervención propuesta desde un discurso de saber/poder, y siempre se ha de basar en la participación y en la autonomía de la toma de decisiones del que está siendo acompañado.

Aparte de la ayuda que puede haber en el acompañamiento, el profesional ha de establecerse unos fundamentos básicos, para determinar qué es lo que puede aprender de su acompañado.

La relación semejante a la amistad que se llega a generar entre acompañado y acompañante, aunque ambos no sean amigos, no es perjudicial ni para la relación ni para el proceso.

Acompañar no es empujar sino más bien esperar. Se ha de mantener el entorno del acompañado, manteniendo sus rutinas, lugares habituales, costumbres y relaciones, intentando no romper la continuidad de su vida cotidiana. Aunque en ocasiones concretas, conviene que se decida salir de su entorno para también disponer de una visión desde fuera.

Acompañar significa fundamentalmente soportar, hacer de soporte a aquello que angustia para dar lugar a que suceda algo diferente, lo que supone mantener la puerta abierta, aunque el acompañado decida no salir.

Acompañar no es seguir ni mediar, pues es en la ausencia donde el acompañante acompaña. El acompañamiento es independiente a una intervención particular, pero es sensible a todas ellas.

En lugar de usar otros términos como orientador, diálogo, seguimiento, intervención guía, etc., se prefiere acompañamiento, pues este expresa más claramente la realidad, de “caminar junto a…”, porque cada hombre tiene su camino, aunque no lo recorra sólo, pero sí que es su camino y sus decisiones. Se trata de conducir al acompañado a la experiencia de transitar junto al acompañante, y será en este camino donde poco a poco encontrará algunas respuestas, a lo que le ocupa.

Aunque no es fácil para quien no es profesional y quien no está acostumbrado, se trata de ver la ganancia que se obtiene al ponerse en suspenso, en el encuentro con el acompañado, de todas aquellas ideas previas, supuestos, conocimientos teóricos, etc., que podrían hacer de pantalla al encuentro con la singularidad del otro.

El acompañante ha de disponer de la habilidad de poder olvidar las teorías y las técnicas, en el inicio del encuentro, para que después retornen. También ha de detectar, que no interpretar, su propia posición como acompañante, y poder saber de los distintos goces que se le ponen en juego cuando acompaña a otro.

En un artículo anterior a este se exponen más factores del acompañamiento.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>