«

»

Buen Coaching

En el buen coaching, el coach logra que sus clientes consigan los resultados que buscan.

Un coaching efectivoEl buen coach ha de disponer de las habilidades que hagan vibrar y encender el deseo de sus clientes, para que estos puedan superar cualquier barrera y lograr sus metas, por tanto un buen coach no es aquel que tiene únicamente importantes títulos de coaching.

No son los títulos, ni la cantidad de información y formación, lo único que hace que los coaches sean buenos, sino más bien el «saber hacer» junto a los conocimientos en el sentido práctico y humano orientados a resultados de éxito, para el cliente.

La persona que realiza labores como buen coach, es la que sabe activar las motivaciones en los individuos, con los que trabaja, sobre las cosas que están buscando, al tiempo que conoce como avivarlos para que tomen acción, facilitando que el cliente amplíe su zona de actuación a lo que hasta ahora para él era solo su zona de potencialidad, que incluso podía no ser consciente de ella.

El buen coach ha de conseguir, al finalizar su sesión de coaching que el coachee quede iluminado y comprometido consigo mismo para alcanzar la meta que ha elegido y en la que se ha comprometido.

En coaching se ha de ofrecer un sistema de resultados, más que un tiempo concreto para realizar unas sesiones, pues no existe un tiempo determinado para generar los cambios, aunque tampoco vale esto como excusa para no conseguirlos, pues si no se dan los resultados buscados hace falta modificar los que se hace. El tiempo que se dedique siempre dará una gran recompensa.

Es función del coach el conseguir que el cliente potencie y despierte todo el potencial que lleva dentro, así como que se sienta capaz de conseguir el éxito, ayudando al cliente a automotivarse para que tome acción y alcance lo que se ha propuesto.

Una buena labor de coaching no ha de concluir solo, en que el cliente se sienta satisfecho tras el proceso de coaching, porque haya adquirido un aprendizaje, sino que además se ha de lograr que el cliente decida conseguir su meta, comprometiéndose a alcanzarla y que realmente la obtenga.

La actividad de coaching ha de estar basada en las evidencias y en las evaluaciones de lo que se trabaja en las sesiones de coaching con respecto a los objetivos fijados, tanto en metas organizacionales como en personales, para así poder conocer los resultados, y tener constancia de estos y confirmar que se ha realizado un coaching efectivo.

El buen coach ha de generar esa fuerza de inspiración irresistible, de presencia autentica, de escucha empática y de disposición para contribuir al crecimiento del cliente.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>