«

»

Cambio y libertad personal

Nuestra vida se expresa por el cuerpo, los sentimientos y la mente, estamos hechos para que así sea, en un universo que también tiene su forma de funcionar, estemos de acuerdo o no, así se funciona.

El cambio y la libertad personal es algo nuestro o algo que nos imponenEn las decisiones importantes de la vida hemos de conducirnos por nuestros mecanismos superiores de expresión, la mente, la razón y nuestros principios, y no por mecanismos inferiores, como las reacciones emocionales más primitivas.

Las emociones en vez de ocasionarnos reaccionar de forma descontrolada, han de estar guiadas por la razón y nuestros principios.

Tanto las emociones como lo mental van y vienen y nosotros seguimos siendo nosotros con nuestra identidad.

La mente ha de estar guiada por lo más esencial de nuestro ser, por nuestros principios e ideales, lo que le da sentido a la vida. Una vida sin un porqué es una vida pobre.

Converge en nosotros mente, emociones, cuerpo y espíritu, y ¿quién ha de guiar a quien? Es una pregunta sobre la que tenemos que decidir, porque mientras, el nivel de consciencia, desde donde se dirige la vida, sea más elevado, podremos disponer de una felicidad más duradera, y no de algo puramente transitorio.

Cambiamos nuestras acciones, sentimientos y emociones para con ello tener una realización más adecuada en pro de nuestra felicidad, es decir, para obtener algo mejor para nosotros. La vida entera es cambio y por ello es muy importante cambiar, cambia el entorno en que vivimos y las personas que nos rodean.

Los pensamientos, al estar más elaborados, resultan más difíciles de cambiar. Para que nuestra vida tenga sentido nos apoyamos en los esquemas mentales, desde los cuales percibimos nuestras realidades del mundo, lo que nos hace más fácil entender las cosas, aunque ello nos lleve a estarnos perdiendo otras realidades. Conviene que reflexionemos, adoptemos posturas más flexibles y cambiemos para disponer de una mayor aproximación a la realidad.

Para ir por la vida con un equilibrio hemos de ser emociones, mente, físico, espíritu y hormonas, sabiendo en cada momento quien debe mandar a quien, para actuar y cambiar según nos sea más adecuado, y no encontrarnos presos de meras reacciones, ante estímulos guiados por el medio o por otras personas.

¿Y tú decides y actúas por ti mismo? ¿No lo sabes? Reflexiona y obsérvate si eres tan libre como crees, o actúas por estímulos que otras personas o el propio medio ponen en ti. Comparte tus comentarios con nosotros, así podremos acércanos a una realidad más adecuada del mundo. 

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>