«

»

Coaching para Ejecutivos

Con el proceso de aprendizaje que se obtiene con el coaching el directivo desarrolla sus capacidades para el logro de un objetivo concreto que le lleva a la mejora de resultados y a la excelencia en su tarea, identificando sus prioridades, elaborando estrategias y encontrando la forma de superar los posibles obstáculos que surgen en su camino profesional y personal.

Todo ejecutivo ha de hacer uso del coachingEl ejecutivo será capaz de conseguir con más facilidad nuevas alternativas para solucionar sus problemas, logrando un cambio basado en la acción, y aprendiendo a centrase en buscar soluciones en lugar de centrarse en los problemas.

No es fácil ser coach y directivo a la vez, y también resulta difícil ser coach de todas las personas del equipo, si este es muy numeroso, aunque si se ha de estar preparado para ayudar a los colaboradores a encontrar sus propias respuestas.

Una persona que no quiera o no sepa hacer su trabajo, quizás lo que necesite sea otra modalidad de ayuda y no coaching.

El coaching tiene un papel decisivo, pues permite que el directivo realice un proceso de autoevaluación y análisis de su desempeño, evitando las limitaciones que realmente sean intrínsecas a la formación grupal, en la que se esté.

En el coaching se establece un compromiso entre el coach y el individuo con el que se va a trabajar para facilitarle a este la adquisición de nuevas habilidades, ayudándole a reflexionar para que encuentre los caminos que lo van a conducir al desarrollo de sus competencias.

El entorno altamente competitivo, en el mundo empresarial que se da hoy en día, exige a las personas y a las empresas, más que nunca un rendimiento muy alto y de forma rápida.

El coaching proporciona a los directivos: confianza, habilidades y formas para encontrar recursos alternativos.

  • Mediante el coaching los directivos podrán adquirir:
  • Capacidad de motivar e inspirar
  • Mejorar resultados y beneficios
  • Crear equipos más productivos

Los ejecutivos de hoy en día han de ser supervisores colaboradores que:

  • Dispongan de expectativas positivas para el empleado,
  • Comuniquen dichas expectativas de manera clara y segura,
  • Se preocupen por el empleado como persona,
  • Sepan valorar sus capacidades y habilidades individuales,
  • Inspiren confianza a sus colaboradores,
  • Se involucren en sus propias decisiones y destino empresarial,
  • Apoyen su crecimiento y desarrollo mediante un feedback riguroso.

Los ejecutivos tras haber sido formados en coaching dispondrán de habilidades para:

  • Disponer de un mayor auto-conocimiento.
  • Usar una variedad de modelos y herramientas para optimizar resultados tanto individuales como de equipos.
  • Disponer una mayor involucración por parte de sus equipos.
  • Tener una mayor responsabilidad personal en el rendimiento de los miembros de sus equipos.
  • Involucrar a sus equipos a encontrar sus propias soluciones, a desarrollar sus habilidades, a cambiar sus actitudes y comportamiento.
  • Ver las fortalezas y necesidades de desarrollo.
  • Tomar consciencia de sus creencias, valores y barreras, al tiempo que reconocer como influyen en su forma de coordinar personas.
  • Establecerán objetivos específicos para sí mismos, sus equipos y miembros del equipo.

Con el coaching mejoran las relaciones que el directivo mantienen con: colaboradores, compañeros, supervisores, clientes, etc. La clave del éxito de un ejecutivo está en su capacidad para entender, dinamizar y dirigir sus relaciones. El coaching le ayuda tanto a revisarlas como a detectar puntos de mejora.

En cuanto a la clarificación de objetivos que ha de tener un directivo, se ha de preguntar: ¿Cuáles son los objetivos a corto, medio y largo plazo en el terreno profesional? ¿Se es capaz de apartarlos de los objetivos personales? ¿Se está proveyendo los medios adecuados para avanzar en el cumplimiento de los objetivos? El coaching permite dar respuestas a esas preguntas.

Resulta imprescindible para un directivo el realizar con frecuencia la capacidad de autocrítica, para así poder desandar caminos de experiencia negativa. El coach facilita al ejecutivo el papel de espejo, permitiéndole ver reflejados tanto sus hábitos, vicios, costumbres, así como sus limitaciones. El atreverse a observarse así hace que aumenten sus posibilidades de evolución y mejora.

También ha de ser función de los directivos que sus trabajadores se realicen, al tiempo que dan todo su potencial, cosa para la que el coaching es muy útil.

No se necesita un coach para hacer bien las cosas aunque evidentemente un buen coach facilita al profesional alcanzar las metas.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>