«

»

Coaching y Cambio con Metas

El coaching en muchas ocasiones se asocia con equivalente de cambio, como si fuese algo que solo se necesitase en algunas circunstancias especiales de transformación en las cuales la persona necesita trasladarse a nuevas posiciones en la vida.

El coaching es una buena metodología para cambiar estableciéndose unos objetivosError el pensar que vivimos en un mundo parado, pues si existe algo permanente en este mundo, y por lo tanto en la vida, es el movimiento, lo que supone cambio, por ello el coaching ha de ser algo más habitual, para poder estar en permanente preparación de lo que vivimos, el movimiento y el cambio.

Se mueve el universo, se mueve el sistema solar, se mueve la tierra, se mueven los átomos, se mueven las partes que componen el átomo, por tanto ¿Podremos nosotros permanecer inmóviles?

Al moverse y cambiar nuestro entorno y nosotros con él, la opción más adecuada es que cambiemos para adaptarnos de la mejor forma posible, que dispongamos de la suficiente flexibilidad, y que en la medida de lo posible, hagamos lo que esté a nuestro alcance para no dejarnos llevar por esa fuerza que todo lo mueve, hacia no se sabe donde.

Para no ser arrastrados por eso que todo lo mueve, sin rumbo adecuado, hemos de poner lo necesario, que podamos para ajustar, en la medida de lo posible ese movimiento, a favor del bien de todos los seres del planeta y en armonía con los movimientos universales, para que todo el cosmos pueda seguir el mejor movimiento.

Dado el movimiento y el consiguiente cambio de todo lo que nos rodea y de nosotros mismos, lo más difícil, y que más trabajo nos supone es el tratar de permanecer inmóviles, pues es algo que va en contra de la misma naturaleza y de nuestra propia constitución.

Hemos de tomar las riendas para conducirnos de la mejor forma posible en ese cambio, para podernos guiar y poner rumbo hacia el sitio que consideremos nuestro objetivo más adecuado.

Para un barco supone un gran esfuerzo permanecer inmóvil en medio del mar, se mueve el agua, se mueve el aire con el viento, lo que hacen que también el barco se mueva.

En ese movimiento natural del barco resulta adecuada la intervención del capitán del barco para fijar el rumbo, pues si no es así se puede ver cada día más lejos del sitio deseado, impulsado por ese movimiento de la naturaleza, e incluso llegando a estrellarse contra las rocas en sitios que le pueden ocasionar su destrucción.

Para evitar el naufragio es adecuado fijar el rumbo hacia dónde se quiere llegar, y aunque en el viaje se le presenten situaciones no prevista, que le hagan trabajar para superar posibles tempestades, siempre tendrá un motivo por el cual trabajar, su objetivo.

Nuestra mente y nuestros pensamientos tratan de aproximarnos hacia situaciones que nos proporcionen seguridad, hacia lo que nos resulte agradable, al tiempo que tratan de alejarnos o de evitar aquello que nos produce temor o nos resulta hostil, que en muchas ocasiones va en contra de nuestros objetivos más adecuados.

Las sesiones de coaching ayudan a la persona que las recibe a aclararse cual es su objetivo deseado más adecuado, para que así, no sea arrastrado por las diferentes fuerzas que se dan en este mundo.

¿Por qué ese miedo al cambio, siendo algo que es la normalidad en este universo y por lo tanto en nosotros mismo? ¿Qué es lo que nos hace adoptar esas formas tan anti-naturales, en las que nos llegamos a sentir cómodos?

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>