«

»

Conflictos cotidianos que surgen en la convivencia entre padres e hijos

Relaciones familiaresEl conflicto es un hecho connatural a la vida misma, es un acontecimiento cotidiano al que nos enfrentamos todos en los diferentes ámbitos de nuestras relaciones laborales, de amistad, sociales, de vecindad, o de familia como es el caso que nos atañe, siendo éstos los más personales de todos los conflictos.

La cercanía y la continuidad de las relaciones familiares hacen más intensos los conflictos que se generan entre sus miembros. Por consiguiente las relaciones de convivencia entre padres e hijos implican conflictos, ya que se trata de diferentes personas que pueden tener distintas opiniones, lo que es positivo, y el desacuerdo que surge es normal.

Por ejemplo: los padres preguntan a sus hijos, ¿qué actividad les apetece hacer esta tarde? y ellos responden cada uno algo diferente, no desesperen, escúcheles atentamente y recuerden ¡qué no estar de acuerdo es normal!, y aprovechen la oportunidad para aprender a negociar y llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos.

Para solucionar los conflictos normales, cotidianos, que surgen en los hogares no hay porqué pelearse, existen otras vías de solución, ya que el conflicto brinda la oportunidad para comprenderse y propicia el cambio positivo, generando espacios donde sentirse querido y valorado.

Para conseguirlo hay que reconocer y afrontar el problema en el momento en que se presenta, no posponerlo, y, a continuación, pasar a resolverlo, siendo lo más adecuado hacerlo de Forma Constructiva, (sin peleas violentas, sin escándalos, sin exasperarse), así se consigue desarrollar el potencial de los padres y del niño o adolescente, fomentar la evolución personal y proteger la autoestima del menor.

Pero si tiene que discutir, hágalo con sentido común, y recuerde:

– Centrarse en temas esenciales, realmente importantes para ustedes, los padres, y adecuados a su propio mundo de valores.
Por ejemplo: integridad, comunicación, responsabilidad, etc.

– Determinar cuál es la importancia objetiva de la situación a la que se enfrentan.
Por ejemplo: en caso de que en el menú del almuerzo del miércoles hayan incluido un plato que lleva como guarnición verdura y el hijo no quiera comérsela, no entren en enfrentamiento con él, piensen que su hijo se desarrollará igual de sano si en un almuerzo no se come la verdura.

– Comenzar desafíos donde sean y se sientan capaces de vencer.
Siguiendo con el ejemplo: piensen, ¿podrían conseguir que su hijo se coma la verdura sin abusar de su autoridad?

Ustedes tendrán que resolver este asunto para que incluya la verdura dentro de sus hábitos alimentarios y conseguir que lleve una dieta equilibrada, pero sin necesidad de enfadarse con el hijo.

Concluyendo, siendo el conflicto algo natural, que forma parte de la vida humana, en este caso familiar, ¿por qué se sienten mal algunos padres cuando están inmersos en el conflicto?, ¿por qué se exaltan por pequeños problemas cotidianos con los hijos?, ¿Por qué no soportan que sus hijos los desafíen?,… por la forma de interpretar el hecho como un fracaso propio respecto a la educación de sus hijos, porque piensan que deben controlar siempre los comportamientos y las acciones de éstos.

Por consiguiente, lo que tienen que saber los padres, es que el desafío del hijo no significa que ellos no sepan desarrollar correctamente su función como padres, y, así, evitar responder con enfado ante el sentimiento de impotencia que surge en esas situaciones conflictivas.

Además, conseguirán un hogar sin discusiones, si en lugar de enfrentarse al hijo, tratan de buscar la forma de solucionarlo constructivamente y, recuerdan que si ustedes ignoran la provocación y, a su vez, no provocan, él no tendrá contendiente para comenzar la lucha.

“Quienes pueden, pueden, porque piensan que pueden”.
(Virgilio)

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>