«

»

Consecuencias de vivir con Ira

Vivir con ira genera problemas de salud“En ninguno es la ira más peligrosa
que en el que a otros castiga.”
(Séneca)

La persona que está sintiendo odio hacia otro individuo es quien está siendo daña por este, puesto que el resentimiento la estará acompañando permanentemente, lo que le supone estar viviendo situaciones desagradables, y ello le acarrea consecuencias negativas, algo que llegará a afectar su salud.

Resultados de no controlar la ira

1- La ira puede producir hipertensión o causar, desde dolores de cabeza hasta un derrame cerebral o una trombosis de la coronaria (ataque al corazón).
Estudio realizado por científicos estadounidenses advierten que: La ira puede disparar arritmias cardiacas potencialmente letales en ciertas personas vulnerables a esos estados. Parece que la ira aumenta la inestabilidad bioeléctrica de las personas y que éstas son 10 veces más propensas a tener una arritmia.

2- Las personas con sentimientos de ira son propensas a sufrir de indigestión, puesto que su sistema gastrointestinal se afecta y puede hacer que se experimenten dificultades para tragar, estreñimiento o diarrea, náuseas o vómitos y/o úlceras gástricas.
Al estar el estómago bajo la influencia del sistema nervioso, sucede que el miedo y la ira disminuyen su movilidad.

3- El aparato respiratorio también se puede ver afectado por los sentimientos de ira, llegándose a padecer de males como es el asma.

4- Para los ojos, la ira reprimida es una de las principales causas de glaucoma. (Neuropatía degenerativa de las fibras del nervio óptico).

5- También puede ocasionar problemas de insomnio.
Irse a la cama enojado supone estar en un “estado acelerado”, el cual dificulta el acceso a una relajación, necesaria para poder conciliar el sueño. Incluso se puede estar enojado con uno mismo, por pensar en nuestra incapacidad para cambiar ese estado no deseado, en ese momento.

6- La depresión suele ser ocasionada por ira reprimida, interpretándose con frecuencia, la ira reprimida, como algo semejante a la depresión. Este tipo de ira es algo que ha sido desviado desde su fuente original en la propia persona.

Como escribió William Blake en “El árbol envenenado”:

Estaba airado contra mi amigo;
le mostré mi ira, y desapareció.
Estaba airado con mi enemigo;
No se lo dije y la ira creció.

También el especialista Mortimer Ostow, revela que en algunas personas la ira puede desembocar en una depresión.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, comentaba que los individuos nacemos con un innato sentido del amor, pero que la ira y la hostilidad nos llegan cuando la necesidad de amor no es satisfecha o está frustrada.

En definitiva, parece ser que una persona que padece ira crónica, tiene una posibilidad y media más de morir, en un período de 25 años, que una persona que no la padece.

Guan Magec

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

1 comentario

  1. GABI

    IMPORTANTE PARA NUESTRAS VIDAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>