«

»

Consecuencias de vivir con una Ira descontrolada

Reflexión y paciencia para no actuar con IraSe dan una serie de consecuencias dañinas, debido a reaccionar de forma explosivas a causa de la ira, sobre todo en nuestro entorno más cercano, tanto familiar, laboral como de amistad.
¿Eres consciente de tener reacciones ocasionadas por la ira? ¿Actúas de la mejor forma posible para ti y para los demás? ¿Te importan las buenas relaciones con los demás?

¿Sabes que la ira puede invadirte en cualquier momento y tomar el control de tu vida de forma peligrosa?
Diversos procesos de ira conducen a las personas a horribles fracasos sociales, económicos y psicológicos.

Actuaciones inadecuadas por estar “preso” de sentimientos de ira:

1- Acciones estimuladas y controladas por la ira causan el daño de destruir relaciones personales, y principalmente con quien, con más frecuencia, nos relacionamos, la familia y los amigos, siendo posiblemente lo más importantes para la persona.
En muchas ocasiones la gente se enfada con las personas que mejor conoce y con quien más se relacionan. Así se llega a ejercer ira sobre la pareja, los hijos, los padres, los hermanos, los amigos o los compañeros de trabajo. Teniendo manifestaciones inapropiadas. ¡Ay, si se dispusiera de un adecuado control sobre la ira!.

2- También, la ira puede afectar la vida laboral, y no sólo perturba las relaciones personales con los compañeros, jefes, clientes o empleados, sino que también puede llegar a bloquear a la persona y así limitar su capacidad para tomar decisiones o realizar un trabajo bueno.
En el trabajo pueden surgir situaciones no deseadas como acciones de jefes o de compañeros, clientes exigentes y enfadados, y demás interacciones inadecuadas, en las cuales se pueden interpretar injusticias que crean ira.
Se puede estar en presencia de personas que actúan, de forma que no cumplen las expectativas que se tenía de ellas, incluso de buenos modales y educación. Situaciones así, pueden ocasionar en el personal la perdida de la paciencia y verse llevados a actuaciones con ira e irritación ante lo que estiman que no es justo.

3- “La ira fomenta la ira” y puede provocar una respuesta agresiva por parte de los demás, lo cual, puede agravar en gran medida la situación.
El fin de la ira conduce a la violencia y ésta produce más violencia.
La ira anula la capacidad de pensar y de dar solución a los problemas que la originan.
Al ser la ira una emoción negativa y al darse el enfrentamiento de dos emociones negativas de ira no se puede conseguir ni paz ni comprensión, en esa situación.
Una discusión calurosa es tan sólo una excitación carente de convicción.

4- Las personas en un estado de ira pueden llegar a perder el control, y ocasionar accidentes.
La ira destruye la razón y empuja a la persona a hacer cosas inimaginables. Una persona colérica puede llegar incluso a matar al hombre más venerable y denigrar al más justo con expresiones groseras. Un individuo en estado incontrolado no puede decidir entre lo que debe decir y lo que nunca debería manifestar. No hay maldad que no pueda cometer.
Sin el control de la ira, la persona abusa, insulta e incluso asesina al ser más querido, para luego arrepentirse.

5- Entrar en problemas con las autoridades y/o de tipo legal. Por ejemplo, en el caso de agresiones físicas, o incumplimiento de normas sociales, al actuar bajo estados de ira, sin raciocinio.

6- No se logran objetivos propuestos, por reaccionar enfocándose en personas y situaciones no productivas, que nada tienen que ver con las metas. Aunque esas situaciones o personas generen un mal estar.
En ocasiones se produce una descarga emocional que nos quita la razón delante de los demás y nos aleja de nuestros objetivos y además nos deja mal. Acciones con ira nos suele dirigir en sentido diferente a los objetivos que pretendemos. Con frecuencia esos sentimientos de ira también están basados en simples creencias o pareceres lejos de lo real.

7- Actuaciones bajo estado de ira que generan a posteriori vergüenza, arrepentimiento, distanciamiento, soledad, etc. Suele ocurrir que cuando se realizan hechos en estado de enojo se cause mal a otros, lo que hace que se produzca rechazo.

En definitiva, hemos de ser conscientes que tenemos la opción de elegir sobre casi todos los estados emocionales, para así, más que reaccionar ante estímulos, de forma no adecuada, actuar de forma responsable, en bien para nosotros y para los demás.

Guan Magec

© Copyright Accionesdesarrollo

Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>