«

»

Controlar la Ira Rezando

Generando condiciones más adecuadas mediante el rezar para controlar la Ira«Las personas enojadas son aquellas que más miedos tienen.»
Robert Anthony.

Un simple rezo puede ayudar a la gente a comportarse de modo menos agresivo después de enfadarse, y a sentirse menos furiosa, según un estudio reciente donde se realizaron tres experimentos distintos, con estudiantes universitarios de Holanda y de Estados Unidos.

Según los autores de la investigación, el beneficio de rezar estaría en que éste ayuda a cambiar la forma de ver las situaciones problemáticas, al tiempo que favorece la gestión de las emociones negativas.

En los experimentos realizados se demostró que las personas que son sometidas a provocaciones mediante comentarios humillantes, muestran menos agresividad si, tras ser mal tratadas, rezan.

Control de la ira mediante el rezo.

El rezar cambia la forma en que la gente valora las situaciones negativas, afirma Brad Bushman, coautor del estudio mencionado, y profesor de psicología y comunicación de la Universidad de Ohio, en un comunicado emitido por ésta.

Según Bushman: “Hemos descubierto que la oración realmente ayuda a la gente a tratar su ira, posiblemente porque permite cambiar la forma de ver los hechos que les enfadan, así como tomárselos como algo menos personal”.

El poder de rezar para controlar la ira, no depende de que las personas sean especialmente religiosas o de que frecuenten regularmente iglesias. Según los datos obtenidos el rezar ayuda en el control de la ira a las personas que incluso no tienen afiliación religiosa alguna.

Bushman afirma que éste es el primer estudio experimental que analiza los efectos del rezar en el enojo y la agresividad. La investigación fue realizada con Ryan Bremner, de la Universidad de Michigan, y Sander Koole de la Universidad VU de Amsterdam.

Tres ensayos realizados con diferentes niveles de sentimientos de ira:

1- Se realizan pruebas a un grupo de estudiantes, en estado normal, para medir sus niveles de enojo, tensión, fatiga, fortaleza y depresión. Tras ser expuestos a algunas pruebas instigadoras de enfado, se divide el grupo aleatoriamente en dos, a unos se les pide que recen por una causa y a los otros que solo piense en esa causa.
Al volver a hacer las mediciones de los niveles de enojo, tensión, fatiga, fortaleza y depresión, se observa que los niveles de ira eran más altos en aquellos que no habían rezado, en los que simplemente se habían centrado en pensar.

2- Se vuelve a someter a una parte del grupo a pruebas que suelen llevar al enfado. Tras estas se les vuelve a pedir a unos que recen y a otros que piensen en una causa indicada.
Más tarde se les hace participar en una competición con otros compañeros. El triunfo sería poder “castigar” al perdedor, haciendo que éste oyera un ruido molesto a través de unos auriculares, pudiendo elegir cuanto tiempo y el volumen del molesto ruido.
Las personas que estaban en un estado de enfado actuaban más agresivamente que las que estaban en situaciones más normales. Los que además habían rezado, no actuaron tan agresivamente como los que no, habiendo sido ambos provocados.
Bushman, afirma que en estos experimentos, a los participantes no se les exigía que fueran religiosos.

3- En una tercera prueba, se parte de que la gente enfadada tiende a culpar de las cosas que le pasan a otras personas, mientras que las personas no enojadas las atribuyen a situaciones que no están bajo su control.
En una universidad holandesa se seleccionó a un grupo de alumnos cristianos, a una parte de ellos se les hizo participe de sentimientos de ira, y a la otra parte no. A unos se le invito a rezar y a otros a pensar en una causa dada. Más tarde se les pidió a todos que juzgaran 10 sucesos. Los participantes que solo habían pensado en la causa indicada, fueron más propicios a enfadarse que los que también habían rezado.

Según Koole el rezar disuelve los efectos de la provocación, y afecta a la forma en que la gente entiende estas situaciones. Asimismo, se demuestran que el rezar es un método efectivo para calmar la agresividad y el enojo. También dice Bremner que el rezar puede ayudar a gestionar las emociones negativas.

Los resultados del estudio descrito, han sido publicados en la revista Personality and Social Psychology Bulletin, y se asemejan con los de investigaciones previas realizados por psicólogos de la Florida State University, que demostró que el rezar, aumentan la capacidad individual de perdonar, porque mediante el rezo las personas dejan de centrarse en sí mismas y en sus propios objetivos.

Guan Magec

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>