«

»

Fracaso Oportunidad de Aprendizaje

Aprendamos de los fracasos“El fracaso da la oportunidad de comenzar de nuevo en una manera más inteligente.” — Henry Ford

“La manera de acelerar tu éxito es la de duplicar tu porcentaje de fracasos.” — Tom Watson

La diferencia entre la gente mediocre y la gente exitosa está, en buena medida, en su percepción de los fracasos y en su proactividad.
Existe una forma de ser un perdedor, que está en fracasar y no ver más allá del fracaso.
La forma en que una persona entiende el fracaso y lo enfrenta, sea que tenga o no la capacidad para ver más allá y mantenerse triunfando, impacta cada aspecto de su vida.

Tómese los fracasos como fuente de aprendizaje, pues suelen ofrecer importantes experiencias para aprender.

No considere el fracaso como algo personal, no es algo que nos haga perdedores, hay que tener paciencia, aprender y seguir adelante.

El fracaso podría ser señal de cambio, aunque si después de analizarlo no es así, aprenda y siga.

No permita que el fracaso te lleve a un estado emocional no deseado, no sería lo más adecuado en un momento así, donde has de dar soluciones, para poder continuar.

No te excuses en buscar culpables, dedica el tiempo en analizar porque ha sucedido y sobre todo a encontrar soluciones.

El tropiezo ha de servir de aprendizaje lo que supondrá una ampliación de la capacidad, ya que se dispone de nuevo conocimiento.

No te quedes inmovilizado ante el fracaso, analiza, aprende y pasa cuanto antes, de nuevo a la acción, con el aprendizaje adquirido. No permitas que los errores momentáneos te separen del crecimiento a largo plazo

Vea el fracaso de forma sistémica, en el conjunto, no de forma aislada. Podría ser una señal de, por ejemplo, un inadecuado funcionamiento de otra parte del sistema.

No sé de por vencido por el fracaso, sea tenaz y persista de forma adecuada a su potencial.

En vez de fracasar en su esfuerzo para conseguir el éxito, experimente muchos fracasos de una manera exitosa. Sus experiencias no le detendrán, le enseñarán.

Cuando nos enfocamos en el fracaso, nos arriesgamos a fracasar, pues nuestra manera de pensar determina lo que somos. Si te pasas el tiempo preocupándote por el fracaso, también aumentarás la probabilidad de fracasar.

El fracaso puede detenernos por un rato, pero no nos derrota. Es un desvío, pero no el destino final.

Cuando nuestra actitud está equilibrada, el fracaso nos ayuda a mejorar, nos da la oportunidad de ver dónde fallamos para así cambiar, y aprender más acerca de nosotros mismos, y cómo podríamos alcanzar nuestro potencial.

El fracaso es un paso en el camino hacia el éxito, nunca detendrá el éxito si has aprendido de él.

Las sesiones de coaching como facilitación al aprendizaje y la apertura a ver nuevas formas de hacer las cosas, ayudan en la adecuada interpretación del fracaso.

En conclusión, la falta de intentar y pasar a la acción es el mayor fallo que se puede cometer. Si no intentamos hacerlo, jamás tendremos éxito. Si mantenemos la perspectiva correcta, en cuanto al fracaso, este no ha de ser el final.

“Tal vez te quedes decepcionado si fracasas, pero estarás predestinado al fracaso si no intentas nada.” — Beverly Sills

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>