«

»

Implicarse en la Empresa

En ocasiones nos cuesta entender que hay excelentes profesionales que están dispuestos a dejar su bien remunerado trabajo para irse a puestos de menor salario, siempre y cuando el clima laboral sea más adecuado a su equilibro emocional y respetuoso con su vida familiar.

Es necesario algo más que el contrato laborar, entre trabajador y empresaNormalmente cuando se desea abandonar un sitio de trabajo se debe a las relaciones que se tiene con los superiores, pues no se suele renunciar a la empresa y si a los jefes que se tiene.

Los trabajadores, ante una oferta laboral, cada día evalúan más factores como el desarrollo profesional, el reconocimiento, el buen trato y la ética profesional del entorno de trabajo, es decir, aquellos componentes que podemos denominar como el salario emocional, y no solo la remuneración.

Las empresas para poder lograr una rentabilidad adecuada, han de obtener excelentes estándares de productividad, para lo cual es necesaria una clara integración de los trabajadores.

Hoy en día se requieren intensos ritmo de trabajo por parte de los empleados, para lo que es necesario un genuino involucramiento por su parte, hacia el objetivo empresarial, puesto que si no es así el grado de estrés laboral llega a tal nivel que llevará a renuncias, improductividades e incluso a resistencia al cambio.

Las empresas necesitan poder contar con empleados motivados y que estén alineados con la visión y misión de la organización.

En los casos donde no se da un sentir de respeto y de confianza, suele suceder que los trabajadores de forma rápida pierden el interés en su trabajo, y deciden marcharse a buscar una organización que sepa valorarlos mejor.

Para los trabajadores, son los jefes de la empresa quienes personifican los valores y la responsabilidad de la calidad de su experiencia profesional, y no la empresa como organización, marca o ente jurídico.

Las empresas para tener empleados satisfechos, en sus puestos de trabajo, han de considerar los propósitos personales de los trabajadores y a su vez, tratar de alinearlos con los de la empresa.

Los empleados han de sentir que están implicados en la visión y la misión de la empresa, las cuales les han de parecer que es algo grande y con impacto positivo para la sociedad.

Habilidades, en los trabajadores, como la asertividad y la inteligencia emocional son muy valoradas, pues aportan a la cultura organizacional un clima favorable, lo que redunda en que se sientan mejor.

¿Cuánto más efectivas podrían ser las empresas si sus empleados fueran a trabajar cada día orgullosos y motivados?.

En cuanto a estabilidad laborar para la empresa, el salario económico puede ser superado por otras organizaciones empresariales, sin embargo el salario emocional, es una diferenciación de las empresas donde la gente desea trabajar.

Para que sea posible disponer de un agradable entorno de trabajo, las empresas han de:

  • Establecer los procesos adecuados que permitan un pleno entendimiento de las diferentes áreas, de su cultura, valores, misión y visión de la empresa.
  • Son los jefes quienes tienen el compromiso de comunicar al nuevo trabajador sus responsabilidades, alcances y los recursos que necesita para su labor.
  • Cumplir con las normas laborales establecidas.
  • Establecer metas y objetivos detallados y realistas, con los cuales el trabajador se sienta responsable, y pueda ser recompensado acorde a su desempeño.
  • Tener una campaña de marketing interno en la empresa.
  • Conocer donde se encuentran los talentos críticos para la organización, pues, es ahí, donde cada día que pasa sin cubrir esos puestos donde se genera un importante costo para la empresa.
  • Se ha de ser transparente a la hora de explicar a los empleados, los retos que enfrenta la empresa, la salud financiera y la estrategia del negocio, cosa que es necesaria para el éxito de la organización
  • Tanto el respeto como la imparcialidad son importantes. También es importante conocer como a las personas les gusta ser reconocidas, si en público o de manera más personales.
  • En la medición del desempeño del trabajador, se ha de disponer de un dialogo constante, para así poder corregir de inmediato cualquier posible error, incluyendo también el comportamiento y adaptación a la cultura de la empresa..
  • Los líderes han de hacer uso del reconocimiento de las labores bien hechas, personalizado en quien las ha realizado.

Tanto los medios que la empresa pone a disposición de los empleados como la actitud de los mismos determinarán la responsabilidad del trabajo ideal.

Los empresarios, han de influenciar con una actitud de comunicación más cercana, pues suelen ser los trabajadores quienes tienen las respuestas a la mayoría de las soluciones que el negocio necesite, por lo que es importante escucharles.

Resulta adecuado practicar una cultura de acompañamiento, de respeto, de reconocimiento y de coaching, para así conseguir alinear las motivaciones personales y las de la empresa, y al tiempo que la organización crece, sus empleados podrán crecer al mismo ritmo.

*************************
La habilidad es lo que permite hacer ciertas cosas. La motivación determina lo que se hace. La actitud cuán bien se hace.
Lou Holtz.

*************************
No tiene sentido decir que lo hacemos lo mejor que podamos. Tienes que lograr hacer lo que es necesario.
Winston Churchill.
*************************
Cuando hagas algo, hazlo con amor. Y no lo hagas levemente por encima, profundízate, hazlo comprometido.
Anónimo.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>