«

»

Ira compulsiva un mal a tratar

Control para no tener reacciones descontroladas por la IraCasi todos los seres humanos nos solemos encontrar en situaciones en las que experimentamos sentimientos de ira, y hemos de saber que la ira aniquila la capacidad de pensar y de resolver los problemas que la originan.

Por ejemplo:

1- Esperamos que las cosas se den de una forma, sin tener pleno control sobre ellas, obteniendo en muchos de los casos resultados diferentes a los esperados, lo que nos puede llegar a producir frustración.
Si no somos conscientes de las situaciones de frustraciones, y sabemos tratar con esas emociones, nos podemos encontrar bajo fuertes sentimientos de ira.
2- También se nos suele dar que nos encontremos ante hechos que nos parecen injustos, lo que nos puede hacer reaccionar de forma no adecuada y generarnos ira.
No son los hechos, que pueden ser buenos o malos, gustarnos o no, los que nos llevan a estar con de sentimientos de ira, sino nuestra actitud y forma de actuar ante tales hechos, los que nos ponen en el estado que nos podemos encontrar.

Ante situaciones como las descritas anteriormente nos podremos encontrar a personas actuando de dos formas diferentes:

  • Personas que actúan de forma calmada y serena, apaciguando la situaciones y teniendo una reacción normal sin causar mal a nadie, e incluso liberando esa energía que se ha producido, de una forma correcta. Son personas que se conocen y saben controlarse.
  • También nos podemos encontrar con personas presas de una ira compulsiva, en cuyo caso el individuo no tiene control sobre sus sentimientos y por lo tanto reacciona de forma descontrolada, llegando a causar mal a otros individuos y a si misma. Una situación así puede terminar en una enfermedad.

Las personas con problemas de ira compulsiva suelen generar situaciones de violencia física, con las consiguientes consecuencias negativas que ello le acarrea. Pues siempre que se proyecta la ira a otro ser humano, se produce la caída de la propia imagen, y eso es un inconveniente para las inter-relaciones.

Son muchas las personas que no saben ni pueden controlarse, cuando están con sentimientos de ira, reaccionando de forma agresiva, aunque después de haberlo hecho se arrepienten. Esta gente, casi por cualquier cosa, se enojan, como si quisieran poder manejar las circunstancias a su manera, llegando a causar daño a las personas que más aman y generando así violencia domestica. Luego suelen entrar en una depresión por haberlo hecho de esa forma.

La ira suele provenir de un deseo no satisfecho, como puede ser no lograr los resultados deseados o también de aquellas situaciones que deseamos justas y que resultan ser lo contrario, y otras muchas situaciones que resultan ser diferente a como se espera.
Nuestra mente se rebela cuando no puede obtener lo que desea, por lo que queremos gritar, y nos hace sentir enfadados como un niño pequeño. Aquí entra en juego el que nos autocontrolemos o por el contrario que simplemente actuemos con reacciones descontroladas.

Una forma de tomar control sobre la de ira es alejarse del hecho que haya causado ese estado mental, y una vez que se esté apartado reflexionar sobre las causas que han llevado a esa situación. El mero hecho de cambiar el centro de atención de la mente, es como retirar el combustible que aviva esa situación. Cuando hay un fuego que esté ardiendo y se le quita la leña éste se apagará.
Si se puede alejar del hecho y reflexionar sobre lo sucedido, no solo aprende más sobre cómo reacciona la mente, sino que también el enfado se pasará.

En conclusión que se ha de disponer de más conocimiento de uno mismo y más autocontrol para no reaccionar ante sentimientos inadecuados, y así no encontrarnos con problemas con los demás, siendo conveniente agudizar la conciencia general sobre el debido control del enojo, el cual causa mucha infelicidad en la existencia de las personas.

Guan Magec

© Copyright Accionesdesarrollo

Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

2 comentarios

  1. Ivan Sanz Roig

    La ira incontrolada es desde luego un problema social, pero también lo es la ira reprimida y no reconocida que no encuentra en nuestra sociedad una forma de expresión y es causa de buena parte de las neurosis que sufre el hombre moderno.

  2. catalina roldán

    Yo, considero que en el mundo no hay una sola persona que esté exenta de la ira, y aunque es verdad que la ira es un mal horrible ya que casi siempre es causa de males mayores, es agradable que haya quien se dedique a dar éste tipo de consejos, sugerencias u opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>