«

»

La Ira Problema Social

La ira crear problemas en las relaciones personales«Lo que empieza en cólera acaba en vergüenza».
Benjamin Franklin.

La ira es un sentimiento y un estado emocional que todos tenemos, como la alegría, la tristeza, el amor o el miedo, afectando a las personas cercanas, en concreto, la ira, de forma inadecuada, aunque, esta también puede conducir hacia una buena motivación y otras cosas positivas.

El problema comienza cuando la ira entra en nuestra vida con demasiada frecuencia y cuando se comienza a perder el control, haciéndose fuerte en nosotros. Si esto ocurre, es posible que tengamos un problema con la ira, pues perder el control nos puede llevar a muchas acciones destructivas y auto-destructiva, las cuales son causas de lamentación, más tarde.

Enfadarse, es una manifestación más de la vida, aunque para algunos llega a destruir su vida. Las personas que tienen problemas para controlar sus emociones, se suelen encontrar con problemas para relacionarse.

Personas en constantes estados de ira tratan de buscar soluciones en la bebida o las drogas. Lo peor de todo, es que eso funciona, aunque sólo en el corto plazo, como una evasión del momento. Más tarde el sentimiento de fracaso, que queda, puede contribuir a que se continúe con los malos hábitos, que en muchas de las ocasiones conducen a la muerte lenta.

Muchos problemas de ira se dan por no ser capaz de permanecer consciente de sí mismo, pues cuando se origina una fuerte emoción, se pierde todo dominio de sí mismo y se reacciona de forma irracional. Las raíces de este comportamiento puede estar en la infancia. Los padres han de enseñar a sus hijos sobre como manejar el enojo de forma adecuada.

En nuestra sociedad y en los tiempos en que vivimos las acciones incontrolables suelen llevar a obtener resultados negativos. Es muy importante aprender sobre el manejo del enojo a edades tempranas, aunque también es posible adquirir esas habilidades de adulto.

Hay muchos sentimientos que provocan la ira. Puede venir de una cosa tan simple como una mala comida, en compañía de otros, perder un juego de cartas, etc. Para una mejor vida conviene habituarse a usar técnicas de manejo de la ira en las actividades diarias, para así ser capaces de controlar nuestros sentimientos. La clave del manejo de la ira no es dejar de estar enojado, aunque si controlar las acciones y no tener reacciones descontroladas.

Al comenzar a practicar el manejo del enojo y las estrategias de auto-conocimiento se podrá disfrutar mucho más de la vida. Después de aplicar los métodos de control de la ira, sigue siendo importante encontrar una actividad que ayude a liberar las emociones fuertes. Esa actividad no tiene porque quitar mucho tiempo. Elegir algún tipo de ejercicio físico como ir al gimnasio o practicar algún tipo de deporte es buena idea para ello. Otro método de liberación, de esos estados malignos, puede ser la meditación, ello es importante para abrir y entender las raíces del problema.

Dejarse llevar por la ira y reaccionar libremente desencadena más ira y agresión y no sirve de ninguna ayuda para resolver la situación, por tanto es preferible descubrir lo qué ha desencadenado la ira, y después desarrollar estrategias para impedir que esas reacciones descontroladas se den.

Mediante la comprensión de la fuente que genera la ira, se puede ser capaz de encontrar una solución. Conviene hablar con alguien, que esté cerca a usted, su cónyuge, un amigo o un miembro de la familia, para que le pueda prestar ayuda.

Al aplicar las técnicas de manejo de la ira se reduce cualquier posible daño futuro que pueda iniciarse. Recuerda que no ha de haber vergüenza en pedir ayuda, y si te has dado cuenta que tienes problemas para controlarte a ti mismo, el manejo de la ira puede ser una experiencia que cambie tu vida. Mantenerte consciente de ti mismo te hace ser sensato, para así obtener paz en tu vida.

Aprender estrategias de solución de conflictos basadas en la negociación, es una tarea importante, ya que permite el desarrollo y entrenamiento de habilidades tales como identificar un problema y sus causas, encontrando posibles soluciones, pudiéndose poner en la perspectiva del otro, buscando y evaluando, desde ahí, posibles alternativas, con todo ello se consigue el desarrollo de la empatía, la simpatía y la compresión emocional.

Quizás no se pueda evitar o librarse de las cosas o personas que desencadenan la ira, ni tampoco se puedan cambiar, aunque sí se puede aprender a controlar las reacciones propias.

La ira no es un problema fácil, cuando se quiere lidiar aparecen obstáculos que parecen hacer imposible el tratarla, aunque existen técnicas para hacernos con consciencia y autocontrol, y así poder realizar las acciones que nos son necesarias, y no estar reaccionando ante estados inapropiados.

Guan Magec

© Copyright Accionesdesarrollo

Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>