«

»

Mantenerse Ocupado y No Preocupado

Se nos hace necesario cuidar el mañana por todos los medios, proyectándonos, preparándonos y meditando para ello, aunque hemos de evitar la ansiedad y la preocupación por algo que, aunque pensamos que va a suceder, no sabemos como será, y si nos mantenemos así no podremos ser completamente felices.

Para una vida más feliz hemos de ocuparnos y no preocuparnosLa ocupación es acción y deriva de lo positivo, pues se aborda la resolución de algún problema o se hace para la materialización de algún proyecto, mezclándose para ello: sueños, deseos e intenciones, que se convierten en el motivo impulsor, que conducen al logro.

Preocuparse, como planificar, es un medio necesario para alcanzar el fin que es “ocuparse”, aunque no hemos de confundir el fin con los medios.

La preocupación es pensamiento que con frecuencia deriva de lo negativo, puesto que no aborda la solución a problemas, sino el miedo al fracaso y a que las cosas no salgan bien.

Al preocupamos bloqueamos, estancamos y no permitimos que las cosas fluyan correctamente porque estamos con miedo, con estrés e inseguridad, manteniendo a nuestra mente ocupada con imágenes que implican atrasos, complicaciones, fracaso, etc.

Las preocupaciones no se basan en la realidad, sino en algo que “creemos” que puede suceder, por lo que no da soluciones a problemas, pues más bien crea el problema, absorbiéndonos tiempo y energía que le resta a las acciones reales de proyectos o de soluciones.

Normalmente al preocuparnos destruimos, ya que si sus bases parten de lo negativo, conducirán a un final negativo.

Cuando los pesares y los múltiples quehaceres nos hagan sentir agobiados, hemos de pararnos, pensar y ocuparnos de una solo tarea a la vez.

Al preocuparnos tendemos a exagerar la posible situación, y preocuparse por algo que es inevitable es tratar de hacer frente a una labor imposible, pues lo que no esta bajo nuestro control es inútil que nos preocupemos por ello.

Algunas recomendaciones para no tener una vida de preocupaciones:

  • Se ha de aceptar la situación dada con serenidad, sea la que sea, se tenga control o no sobre ella.
  • Se ha de analizar la situación que angustie, valientemente y con honradez, teniendo en cuenta, en que  puede influirnos y en que no.
  • Se ha de tomar acción congruente, si se puede influir de cierta manera en dicha situación y resolverla, hazlo y actúa.

Son muchas las personas aquejadas de males que podrían curarse por si mismas, con solo liberarse de las preocupaciones que tienen. Ello no significa que las enfermedades sean imaginarias, ya que son tan reales como un terrible dolor de cabeza, sin embargo enfermedades como la indigestión, perturbaciones cardiacas, ulceras estomacales, insomnio, jaquecas y algunos tipos de parálisis, son en gran parte producto del estrés.

No te preocupes por resultados o desenlaces que probablemente nunca sucederán, sin embargo, ocúpate, responsabilízate y actúa en consecuencia, sobre lo que tienes control, para lograr lo que quieres.

Las personas que se ocupan, fluyen, porque tienen sus mentes puestas en sus objetivos, en conseguir el éxito, en solucionar problemas, y no tienen bloqueos porque no hay miedos, estrés, ansiedad o depresiones que detengan la realización, ya que la ocupación también es la certeza de que se está procediendo de manera correcta. Al ocuparnos construimos.

De todo lo que has hecho a lo largo del día, ¿En qué zona te has movido, en la ocupación o en la preocupación? ¿Cuándo has sido más productivo, en la ocupación o en la preocupación?

En definitiva que la preocupación, no es más que una especie de “rito”, negativo y perjudicial, que realizamos los seres humanos antes de ocuparnos, y en ocasiones, la pre-ocupación es tan intensa que nos paraliza las capacidades y nos consume la energía que teníamos para ocuparnos, es decir, para actuar.

Por nuestro propio bien hemos de reflexionar con lo expuesto aquí y aplicarnos lo adecuado para así librarnos de las preocupaciones y poder vivir felizmente, haciendo para lograr los resultados que nos hayamos propuesto.

*************************
Conviene ocuparse solo de aquellos objetos, cuyo conocimiento cierto e indudable, nuestra mente parece capaz de alcanzar.
Descartes.

*************************
No falta jamás que hacer al que bien quiere ocuparse.
Alonso de Barros.

*************************
Cada cual debe ocuparse únicamente de aquello que entienda o le competa.
Anónimo.

 Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>