«

»

Motivación y Voluntad

Dos términos que se influyen el uno al otro, pues mediante la voluntad podemos incrementar la motivación, a la vez, la motivación alimenta la voluntad, y que en ocasiones confundimos.

Con algo de esfuerzo, voluntad y motivación se consiguen las cosasLa motivación es un proceso complejo en el cual se activa, se mantiene y se dirige la conducta hacia el logro de objetivos que satisfagan expectativas importantes de la persona.

La motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a realizar ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados, es decir, es la voluntad que estimula a hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas.

La existencia de alguna necesidad, ya sea absoluta, relativa, de placer o de lujo crea motivación, pues supone el estar por algo que resulta imprescindible o conveniente y que ilusiona. La motivación es el lazo que hace posible una acción en pos de satisfacer una necesidad.

La motivación facilita considerablemente el éxito de los proyectos tanto personales como sociales, es esa generadora de energía y de ponerse en buena actitud para estar en el camino adecuado hacia conseguir lo deseado.

Para poder mantener la motivación se hace necesario planificar bien las cosas, tener expectativas realistas y ser perseverante.

Todo esfuerzo o deseo encaminado a obtener algo, tiene razones intelectuales y de agrado o desagrado proveniente de las afecciones, de forma que se constituye en nuestro objetivo, pasando a ser algo valioso y deseable para nosotros.

La voluntad es la potestad de dirigir el accionar propio, es el impulso inteligente, adquirido mediante el aprendizaje que, lejos de apuntar a la voluntad por la voluntad, busca una sintonía entre la personalidad del individuo y los medios puestos para alcanzar sus objetivos, con el esfuerzo adecuado a las posibilidades de cada uno.

En la voluntad intervienen el factor querer y el factor saber hacer, estando vinculada con lo que se desea realizar y el entendimiento de las razones por las cuales una persona escoge hacer eso. Por lo tanto, la voluntad tiene relación con el libre albedrío.

La voluntad generalmente implica la esperanza de un premio futuro, ya que la persona se esfuerza para reaccionar ante una tendencia actual, que normalmente es diferente a lo que ha de realizar por su meta, por un beneficio futuro.

Algo elegido por propia voluntad no es algo impuesto por un impulso externo, por lo que la voluntad también está relacionada con el poder de elegir de la conciencia, el sentimiento y la acción, aunque la fuerza de voluntad suele ser el resultado de un adiestramiento, de una destreza adquirida a partir de un trabajo de mejora personal. Normalmente no suele ser un don innato, y supone sobreponerse a aquellos deseos que pueden generar consecuencias nocivas para la existencia.

¿Es la fuerza de voluntad o la búsqueda de poder, las estructuras económicas, el inconsciente, la cultura del confort, la sobreprotección, el no estar acostumbrados a superar obstáculos y la intolerantes a la frustración, quien nos mueve? ¿Se está en una perdía de influencia de la responsabilidad de las personas?

En la medida que ponemos empeño, o sea voluntad, se incrementa nuestra motivación.

Son muchas las personas que se someten a duras y sacrificadas acciones puntuales, que se podrían ahorrar con solo imponerse un mínimo de control, para racionalizar sus realizaciones diarias, tanto en lo personal, como en lo laboral. Si se es capaz de integrar la voluntad en el día a día, algo que resulta fructífero, no se hará necesario acudir a ella, solo en momentos de alta necesidad, sin entrenamiento previo, lo que supone importantes esfuerzos puntuales, en situaciones críticas, ¿Será que es necesario tomar consciencia de las pequeñas motivaciones, para que no se nos haga necesario entrar en sobreesfuerzos por las grandes motivaciones o necesidades puntuales, llevando una vida más equilibrada?

En definitiva, es bueno disponer de motivación para realizar lo que nos conviene y nos acerca a nuestras metas y objetivos, para lo cual existen al menos dos vías, una disciplina extrema para la cual es necesaria la fuerza de voluntad o un camino más lento con disciplina, donde la paciencia juega un papel fundamental.

© Copyright Accionesdesarrollo 

Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>