«

»

Niveles de inteligencia emocional – Control de las emociones

Tener el control de las emociones supone ser más efectivo en la vida

La simple reacción ante las emociones no suele ser lo más efectivo para la vidaResulta algo complejo la habilidad de dominar, de forma adecuada, la regulación de nuestros estados emocionales, para así conseguir moderar o manejar nuestras propias reacciones emocionales ante situaciones intensas, ya sean positivas o negativas.

La regulación emocional consiste en la capacidad que tienen las personas para evitar reacciones emocionales descontroladas en situaciones exaltadas de ira, provocación, miedo, alegría, etc., es decir, tanto en situaciones negativas como positivas.

Regular las emociones es algo más que simplemente alcanzar satisfacción con los sentimientos positivos y tratar de evitar y/o esconder nuestras emociones más nocivas. Supone ir más allá, y percibir, sentir y vivir nuestro estado afectivo, sin ser sometido por él, de forma que no llegue a interferir nuestra forma de razonar, ni que se convierta en una mera reacción.

Cuando hayamos recibido el estimulo de la emoción hemos de decidir de forma adecuada y consciente, cómo queremos hacer uso de tal información, de acuerdo a nuestro contexto social y cultural, para conseguir alcanzar un pensamiento claro y eficaz y no basado en una reacción irracional.

Una persona con dominio de sus emociones posee la capacidad de elegir de forma adecuada los pensamientos a los que va a prestar atención con objeto de no dejarse llevar por reacciones descontrolada de sus primeros impulsos e, incluso, aprende a crear pensamientos alternativos y adaptativos para controlar posibles alteraciones emocionales.

Una regulación efectiva también da la capacidad para tolerar la frustración y poderse sentir tranquilo y relajado ante metas que se planteen como difíciles de alcanzar.

También es importante la habilidad inherente para valorar nuestras prioridades y conseguir así la automotivación, dirigiendo nuestra energía hacia la consecución de los objetivos, afrontando positivamente los obstáculos encontrados para alcanzar nuestras metas, situándonos en un estado de búsqueda, constancia y entusiasmo.

Aprender el manejo de las emociones de forma adecuada depende más de la práctica, el entrenamiento y su perfeccionamiento que de las posibles instrucciones verbales. Ante una reacción emocional no adecuada de poco sirve la amenaza verbal de “no lo vuelvas a hacer”. Lo importante es ejercitar y practicar las buenas formas emocionales.

La inteligencia emocional no es sólo una cualidad individual. Las organizaciones y los grupos poseen su propio aprendizaje emocional, determinado en gran parte por la habilidad en inteligencia emocional de sus líderes.

¿Y tú, controlas y guías tus emociones por el mejor camino? ¿Cómo lo haces? ¿Aprovechas de forma efectiva toda la energía emocional? ¿Qué te parece todo esto?

Dver

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>