«

»

Niveles de inteligencia emocional – Percepción y expresión emocional

Dotándonos de una adecuada percepción y expresión emocional nos desarrollamos mejor en nuestra vida

Nuestras emociones determinan nuestra forma de pensarLa manera de evaluar nuestro grado de conciencia emocional está ligada a la capacidad para poder describir y expresar, con palabras esos niveles emocionales.

Para poder vivenciar y etiquetar nuestras emociones y sentimientos hemos de gozar de buenas percepciones de ellos.

La realización de cambios en nuestra vida nos suelen venir dados por las señales de alarmas que nos aportan los sentimientos, los cuales nos informan sobre cómo nos encontramos, qué nos gusta o qué no funciona bien a nuestro alrededor, lo que nos hace tomar consciencia de que algo diferente necesitamos en nuestra vida.

Estableceremos la base para aprender a controlarnos y moderar nuestras reacciones, no dejándonos llevar por impulsos o pasiones exaltadas mediante un buen dominio del reconocimiento de como nos sentimos.

Para conseguir ser hábil en múltiples facetas, calificadas como efectivas, hemos de ser conscientes de las emociones tanto propias como ajenas.

Al tiempo que hemos de ser conscientes de nuestros sentimientos y emociones, hemos de tener la suficiente percepción sobre las emociones que nos generan objetos cargados de sentimientos, reconocer las emociones generadas por otros, tanto de forma gestual mediante el rostro y cuerpo, como verbales, también ser capaces de apreciar las emociones que encierra un evento o contexto social.

El dominar nuestras emociones y hacerlas colaboradoras de nuestros pensamientos nos ayudan a adaptarnos de forma más adecuada al ambiente, lo que también nos evita tener reacciones descontroladas. Hemos de saber reconocer y después utilizar las emociones poniéndolas al servicio de nuestros pensamientos, lo que nos facilitará un razonamiento más inteligente en la toma de decisiones más adecuadas.

Normalmente nuestras emociones determinan nuestra forma de pensar, por lo que cuando tenemos el control sobre ellas conseguimos centrar nuestra atención en los problemas realmente importantes, por ejemplo facilitándonos recuerdos de eventos emotivos, que nos ponen en camino a la solución de los problemas.

Tal como nos sentimos nos formamos nuestros juicios, y por ello podemos decir que tomamos perspectivas diferentes ante un mismo problema. Vemos y entendemos las cosas bajo esa influencia, que en ocasiones nos resulta bloqueante.  Aquí la labor de un coach es importante, para ayudarnos a ver y entender, de forma que encontremos las soluciones.

El cómo nos sentimos pilotará nuestros pensamientos posteriores, influirá en la creatividad de lo que hacemos, dirigirá nuestra forma de razonar y afectará a nuestra capacidad de deducciones lógicas, ¡nos condicionan nuestros sentimientos!.

Que las personas se sientan felices o tristes, enfadados o eufóricos, que hagan o no un uso apropiado y controlado de las emociones puede determinar el resultado final, de lo que realizan.

La inteligencia emocional, como habilidad, no se puede entender como un rasgo de personalidad o parte de la forma de una persona. Por ejemplo, si observamos a un individuo que tiene como característica de su personalidad ser alegre, con ello ¿podríamos determinar el grado de inteligencia emocional personal o interpersonal que posee? La respuesta es que no podemos pronosticarlo. Cosa diferente es que exista cierta interacción entre la inteligencia emocional y la personalidad.

Por otro lado nos podemos preguntar si: ¿Desarrollará y utilizará igual, una persona su inteligencia emocional con un coeficiente intelectual alto o bajo? Las habilidades emocionales en las personas con cierto tipo de personalidad se desarrollarán con más o menos facilidad y con mayor o menor rapidez. La persona no es la suma de sus partes, es algo más, es la fusión que convive de forma integrada.

¿Reconoces y controlas tus emociones? ¿Cómo lo consigues? ¿Lo haces de forma diferente a las narradas aquí? Comparte con nosotros como lo haces, pon tu comentario. 

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

 

1 comentario

  1. Anna Yaoi

    Recientemente me he percatado por completo acerca de cómo mi mente y emociones dominan mi forma de actuar y tomar decisiones. En verdad que lo que mencionan en el sintético artículo es de vital importancia y aunque se percibe sencillo sí que es un tanto difícil. Al final han pedido opiniones acerca de que “si controlamos nuestras emociones, cómo lo hacemos” pero, lo que estoy haciendo por ahora es apenas el primer paso: identificar el problema. Y creo que puedo avanzar enfrentando mis represiones y ya después viendo todo sin obstáculo alguno, actuando libremente y dándome cuenta de cada vez que mis emociones me controlen y no mi ser crítico y analista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>