«

»

Presente y Creer Poder

Preocuparse demasiado en el presente por lo que fue y/o por lo que será no es efectivo, pues el ayer es historia, el mañana es un misterio y sin embargo el ahora es un regalo y por ello se le llama presente.

Vivir el presente y creer poder hace la vida más efectivaSolo hay noticias, no son buenas ni malas. Muchas son las ocasiones en que la información resulta mala por nuestra desconfianza, debido a nuestras creencias para poder afrontar una situación dada.

Es difícil afrontar nuestro destino hasta que no abandonemos la ilusión del control.

Se ha de “creer en poder”, para superar las cosas que nos parecen insuperables.

El presente es un regalo, y no quieras acelerar el tiempo, porque todo tiene su momento, no por mucho regar vas a hacer que la semilla crezca más rápido y recoger el fruto de lo que siembras antes. Sin embargo si tus semillas son pensamientos negativos, tendrás en la realidad circunstancias negativas, igualmente sucede con tus actos, y sobre todo con las creencias.

La paciencia, de querer vivir cada día, en los tiempos que corren, es poder disfrutar de esas pequeñas cosas que te hacen reír, amar a los que no te aman, así como perdonar lo que nunca te imaginabas que podrías haber perdonado.

Quienes se pasan su tiempo pensando en el futuro tienen peor calidad de vida que quienes ocupan su tiempo al presente, aunque es adecuado mantener un equilibrio entre presente, proyecciones futuras y el aprendizaje de experiencias pasadas. A esto también ayuda sesiones de coaching.

Practica:

  • Mirar en tu jardín las rosas entreabiertas, y no los pétalos caídos.
  • Observar en tu camino la distancia caminada y nunca lo que te falta todavía.
  • Guarda los brillos de alegría de lo que miras  y no las nieblas de tristezas.
  • Retén de tu voz carcajadas y canciones y nunca los gemidos dolorosos.
  • Conserva en tus oídos las palabras de amor y no las de odio.
  • Graba en tus pupilas el nacer de las auroras y nunca tus ponientes lastimosos.
  • Conserva en tu rostro las líneas de las sonrisas y no las depresiones de tu llanto.
  • Cuenta a la gente el azul de tus primaveras y nunca las tempestades del invierno.
  • Guarda en tus mejillas solo las caricias disfrutadas y olvida las bofetadas recibidas.
  • Conserva de tus pies los pasos rectos y puros y olvida los caminos equivocados e incómodos.
  • Recuerda con placer tus escaladas y olvida las desilusiones del descenso.
  • Recuerda los días en que fuiste agua limpia y olvida las horas en que te sentiste charco.
  • Cuenta y muestra las medallas de tus victorias y olvida las cicatrices de las derrotas.
  • Mira de frente el Sol que existe en tu vida e ignora la sombra que queda atrás.
  • El capullo de flor que se abre es mucho más admirable que mil pétalos caídos.
  • Un mirar de amor puede llevar consigo el calor para templar muchos inviernos.
  • Sé optimista, y no te olvides que en la profundidad de las noches, sin luna es donde las estrellas brillan mucho más.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>