«

»

Reacciones a la Frustración

En este artículo encontraras una descripción de las primeras reacciones que se producen ante un estado de frustración, así como las vías más adecuadas que se han de seguir, para que esas reacciones no te desvíen de tus objetivos propuestos.

Tratamiento adecuado para la frustración

Hablamos de la frustración como el estado que emerge cuando alguien se ve privado de satisfacer una necesidad o deseo, y/o no se cumplen sus expectativas de recompensa, o se encuentra ante un bloqueo en su acción, en el camino hacia sus objetivos.

Normalmente los sentimientos que fluyen cuando no se consigue alcanzar el objetivo que se ha propuesto son: de ansiedad, rabia, depresión, angustia, ira…. Resultando ser sentimientos y pensamientos autodestructivos, paralizantes, y que actúan en contra de los objetivos deseados, manifestándose en forma de: ataque y agresión, huida, inmovilización, evasión, regresión, aislamiento, resignación, racionalización, sustitución….
La reacción de sustitución, suele ser la más apropiada para enfrentarse a la frustración. Se trata, en sustituir la situación que está incomodando por otra que produzca otros sentimientos favorables, para poder continuar el camino hacia los objetivos fijados.

Ante la misma situación, distintas personas reaccionaran de forma diferente. Lo que para algunos puede ser un momento frustrante, para otros puede, casi no implicar ningún problema grave, dependiendo de cómo la persona se tome el hecho, y de su capacidad para pensar y actuar ante él.

Una manera de afrontar esos sentimientos no adecuados que surgen ante la frustración es disponer de autoconocimiento y autocontrol, para así, más que reaccionar actuar de una forma adecuada y no perder de vista lo que se ha de seguir realizando, las actividades adecuadas para conseguir las metas. Aquí el aprendizaje en Inteligencia Emocional es importante.

Tomar las acciones encaminadas a superar esos primeros momentos que provocan reacciones, para no ser guiados por estas y poder continuar con el camino más adecuado hacia los objetivos.

Se ha de ser capaz de tomar consciencia del momento, así como comprender lo que está pasando.

Analizar la posibilidad de dar solución a ese tropiezo y en caso que no la haya, tomar el rodeo más adecuado, sin estar mucho tiempo analizando, para pasar cuanto antes a la acción, de nuevo.

Aprender de esa situación, para hacer las cosas de diferente forma y así reducir las posibilidades que se vuelva a producir algo semejante, y en caso que se produzca, saber cómo actuar.

Siempre tener presente los objetivos que se quieren alcanzar para que estas situaciones, inapropiadas que aparecen, no nos desvíen del camino adecuado hacia las metas.

Por tanto se ha de disponer de la actitud para poder ser conscientes y observar lo que sucede y poder decidir de forma adecuada, en pro de los objetivos propuestos, hay que descartar, en lo posible, la reacción descontrolada motivada por la situación, no adecuada, que se presenta.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>