«

»

Superar la Frustración Laboral

Cooperando y obteniendo ambientes agradables la vida laboral es mejorCuando los trabajadores muestran comportamientos de frustración, aparte del sufrimiento personal, también supone un problema para la organización empresariales.

Un trabajador frustrado puede volverse apático en el trabajo, desarrollar conductas agresivas, experimentar ansiedad, aflicción, nerviosismo e incluso puede llegar a presentar enfermedades físicas, disminuyéndose así la efectividad en el trabajo, lo que contribuye a que la empresa sea menos competitiva, por los resultados de esos trabajadores.

Manejar la frustración supone poner energía para aceptar la situación y mantener la posición estable, de forma que la angustia, la cólera o cualquier otra emoción ligada a la experiencia, no lleve a un desborde de la situación.

Existen algunas técnicas para eliminar las frustraciones, como son el análisis de la situación y la neutralización de la situación indeseada.

Se tiene que saber detectar bien los síntomas de frustración, a través de la observación y actitud de interés hacia los problemas, para poder afrontarlos y dar soluciones, con una conducta inteligente y madura.

Es necesario actuar sobre las causas directas e indirectas creadoras de frustración en la persona, por ello se ha de corregir la situación que produjo tal conducta frustrante, tratando de lograr un cambio que busque romper con el sentido común y las prácticas tradicionales, a través de la adquisición de nuevo aprendizaje para la acción.

Si los resultados, de lo que se está haciendo, no son los esperados, se hace necesario abrirse a nuevas posibilidades, cambiando el sistema de creencias y prácticas que se poseen.

La organización ha de ponerse en la búsqueda de nuevas posibilidades a partir de la crisis generada por situaciones frustrantes, viendo dicho problema como un reto o una oportunidad.

La persona, laboralmente frustrada, necesita comenzar a realizar un cambio interno, para lo que la organización ha de diseñar propuestas que le permitan entrar en el círculo de la excelencia, a través de prácticas y estándares diferenciadores, a la vez que el trabajador se compromete con su carácter, inteligencia y competencias para obtener resultados útiles.

Al presentarse una situación frustrante se ha de analizar la misma, así como determinar las fortalezas y debilidades, de que se dispone, para afrontarla, pudiendo así reaccionar de una manera más adecuada y tomar el control de la situación, buscando otras alternativas de solución posibles, neutralizando la frustración y consiguiendo crear una mayor tolerancia a la misma, lo que supondrá hacerse mucho más fuerte al enfrentarse a situaciones de frustración, tanto en lo laboral, como en la vida en general.

El trabajador ha de afrontar los problemas con una conducta inteligente y madura a fin de evitar entrar en frustración y que esta gobierne su vida.

Manejar la frustración supone disponer de lo necesario para aceptar el sentimiento interno, manteniendo una posición de valor de si mismo y activa en relación con las circunstancias del entorno.

Se ha de entrar en contacto con la gente que nos rodea en el trabajo y no encerrarnos, intentando alegrar el día a las personas con las que nos cruzamos, lo que también supone alegría para nosotros.

Para salir de la frustración se ha de cambiar el estímulo que la produce o cambiar la forma que se tiene de reaccionar ante el estímulo que hace sentir mal, y recuerda que aunque no se pueda escoger el trabajo, siempre se puede elegir la actitud de cómo realizar las actividades.

Cuando se llegue al lugar de trabajo se ha de elegir la actitud de hacer del día un gran día. Todas las personas con quienes se tiene contacto agradecerán los estados de alegría. Con toda la responsabilidad necesaria, por las labores que se hace, también se ha de encontrar las maneras de “jugar”, de que lo se hace sea divertido, pues nos podremos tomar el trabajo muy en serio sin estar serios.

Se ha de analizar las causas de la frustración, pues es de esa forma como se descubre los motivos que han llevado a sentirse así, resulta más fácil buscar solución habiéndose comprendido. También es efectivo cambiar la mentalidad para entender que un obstáculo está impidiendo la superación, para no quedarse estancado.

En definitiva que una persona o empresa es más efectiva, en la medida que logre sobreponerse, más rápidamente, ante los obstáculos que puedan conducirles a frustración, y por ello buscar mecanismos que les permitan volverse más tolerantes a la frustración, y de esa manera evitar estancarse o inmovilizarse frente a situaciones así, logrando con ello una ventaja sobre los demás, volviéndose más competitivos.

El mayor de los fracasos suele ser dejar de hacer las cosas por miedo a fracasar.

*************************
No hay otro camino para la madurez que aprender a soportar los golpes de la vida.
William Shakespeare.

*************************
Hay una dicha clara y otra oscura, aunque el hombre incapaz de saborear la oscura, tampoco es capaz de saborear la clara.
G. von Le Fort.

*************************
El que quiere de esta vida todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos.
Quevedo.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>