«

»

Tomar la Responsabilidad y no estar en permanente Queja

Para mantener una armonía con el medio en que vivimos hemos de aprender a evitar quejarnos de aquellos circunstancias que no podemos o no nos interesa cambiar, también hemos de adoptar comportamientos semejantes con las personas con las que nos relacionamos.

Es más adecuado asumir la Responsabilidad que la Queja permanenteLas personas que se consideran víctimas ven en cualquier acontecimiento una intención maligna que busca perjudicarla, al tiempo que tratan de abrumar a otros individuos con explicaciones, de cómo la situación que le es adversa, le estropea los planes que se habían trazado, sin privarse de hacer un análisis de cómo se genera esa adversidad, para de alguna forma argumentar lo que creen que está en su contra.

En cuanto a lo que nos acontece hemos de establecer una cadena de sucesos, de manera que el anterior sea la condición necesaria para que se produzca el siguiente, y lo más adecuado es tratar de encontrar en nuestras propias acciones la causa de los hechos que nos ha acontecido, y no fundar lo que nos pasa como resultados de acciones de otras personas.

Entre los principios generales que han de guiar nuestra conducta, uno de mucha importancia es el de asumir la responsabilidad de nuestro propio destino, teniendo presente que existen hechos fuera de nuestro control.

Hemos de realizar las acciones que están a nuestro alcance para influir en nuestro destino y no perder tiempo lamentándonos de aquellas cosas que no se pueden cambiar, incluidas las maneras de otras personas, sino rehacer nuestros planes, para adaptarlos al ambiente donde nos desarrollamos.

La forma en que interpretamos los acontecimientos de la vida es de primordial importancia en nuestra posibilidad de superarnos como persona. Si de forma sistemática tratamos de colocar en otros la responsabilidad de lo que nos ocurre, esta conducta nociva nos impedirá progresar, por lo que hemos de comenzar por asumir nuestra parte de responsabilidad en los sucesos de nuestra vida.

Hay que tener en cuenta que, quejarse por algo que no se puede evitar no va a solucionar nada y lo más probable es que se termine aburriendo a las otras personas, y posiblemente solo se pueda conseguir derroches de energía.

Tener la costumbre de referirse a los demás únicamente para criticarlos suele aparecer por un problema psíquico. Ver los errores que tienen los otros y tratar de entender las causas de los mismos, es una buena manera de darse cuenta de los cambios que uno mismo tiene que realizar, ya que normalmente no percibimos nuestras propias conductas incorrectas.

Si practicamos el principio de responsabilidad no estaremos fijándonos en lo que hacen los demás, ni siquiera para echarles la culpa de lo que nos pasa a nosotros.

En las sesiones de coaching el coach ayuda a su cliente a entender lo que le está pasando, al tiempo que le facilita la toma de responsabilidad sobre lo que hace, para que así pueda determinar sus acciones más adecuadas.

En casi todos los casos, somos responsables de las cosas que nos ocurren, porque, de una forma o de otra, hemos aportado la conformidad para que se de lo que ha ocurrido, aunque también hemos de sabernos liberar de la culpa, sobre aquellos acontecimientos de los cuales no hemos podido saber que iban a ocurrir, sobre los que no tenemos control alguno.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>