«

»

Vivir Tomando la Responsabilidad

¿Tratas de buscar quién fue el culpable o quien cometió un error en algunas de las circunstancias que te afectan en la vida?

Una vida de hacerse responsable de lo que nos sucedeEs elección nuestra el cómo posicionarnos frente a los acontecimientos que vivimos, decidiendo las interpretaciones y acciones  a tomar en cada momento, por ello hablamos de la responsabilidad como la capacidad para responder ante las situaciones que se nos presentan, en el vivir.

La interpretación que aporta el Coaching Ontológico, como también otras disciplinas, sobre las circunstancias que se nos dan, es que no es culpa, no es obediencia, no es exigencia, pues hablamos de una manera de ser, de una elección plena del ser humano, de un espacio de reflexión, libertad y compromiso, de aquí que se puedan tomar dos opciones:
Reaccionar, mediante una explicación tranquilizadora o excusa, sin hacerse parte integrante del problema, considerándose inocente y ajeno a lo sucedido, lo que hará que el problema siga existiendo, dándose  así  la tendencia al victimismo, cosa que impide que la persona acceda a recursos o perspectivas que posibiliten cambiar la situación, y en la cual se obtenga un aprendizaje.
La otra opción es hacerse parte de la situación, asumir la responsabilidad y transformarse en protagonista, así al reconocer los errores se es capaz de clarificar las soluciones y actuaciones alternativas, al tiempo que se consigue un aprendizaje.

Cuando tomamos la responsabilidad como la habilidad o capacidad de responder, estamos distanciándonos de buscar causantes o culpables, y de dar excusas.

La responsabilidad como habilidad de responder, es una elección de cómo nos posicionamos frente a los acontecimientos que vivimos, estando en libertad de elegir nuestras propias acciones en cada momento, y de cómo nos hacemos cargo de ellas.

Tiene que ver con reflexionar sobre: “dado lo que hay”, ¿qué quiero yo respecto de esta situación?, ¿de qué me voy a hacer cargo yo?, ¿qué elijo hacer?, ¿qué voy a hacer?

Cuando se trata sobre nuestra interpretación de la responsabilidad, tiene que ver con, cómo nos relacionamos con las circunstancias y qué hacemos con lo que sucede.

Es importante tener en cuenta que lo que se realice en una relación determina el resultado, estando este determinado por quien recibe el estímulo, pudiéndose también observar que no todos accionan de la misma forma ante semejante circunstancia, y que tal y como cada uno se tome, y percibe las cosas que tienen que ver con él, serán los resultados que obtendrá.

Teniendo presente lo dicho hasta aquí, en lugar de reaccionar, se puede reflexionar sobre qué es lo que se quiere de cada situación, así, dado el hecho que se ha producido, se evita la reacción que suele, en muchas ocasiones ir en contra de lo que realmente se quiere.

Cada circunstancia en la vida nos ofrece la oportunidad de elegir cómo responder, y el cómo nos manifestamos determina cómo nos sentiremos, lo que determinará el tipo de vida que nos construyamos y las posibilidades de resultados que vamos a tener.

Podemos decir que hay dos maneras generales del comportamiento humano, el que actúa cómo víctima y el que actúa como responsable. Dos posturas ante la vida, que van a determinar la manera de ser, tanto en las posibilidades como en los resultados que se pueden o no lograr, así como en las relaciones que se pueden tener.

Las personas que van de victimas por la vida tienen comportamientos de buscar la inocencia, disminuyendo así las posibilidades de intervenir y de aprendizaje. Por ello siempre están dependiendo de los otros, de las circunstancias, de la mirada de los demás, etc., y eso los hace estar en estados de insatisfacción y frustración.

En un estado de responsabilidad mis respuestas tienen que ver conmigo, con la manera como veo las cosas que me pasan y con las relaciones que construyo, lo que tiene que ver con mi manera y habilidad para responder.

Nuestra manera de vivir no tiene que ver sólo con los otros o con las circunstancias, ya que estos son estímulos, y nuestra vida, nuestro bienestar o malestar, y nuestros logros, va a tener que ver con cómo respondemos ante esas circunstancias, con lo qué hacemos con lo que nos pasa. Hemos de parar, reflexionar y preguntarnos, qué queremos, de qué nos vamos a hacer cargo y qué vamos a hacer.

Dver.

© Copyright Accionesdesarrollo
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://accionesdesarrollo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>